ACELGAS A LA VASCA


Hoy voy a escribir sobre algo incómodo.

¿Os habéis planteado alguna vez el poder que tienen las palabras? ¿habeís pensado en la necesidad que tenemos de etiquetar todo aquello que nos rodea para poder atribuirle unas características que nos hagan clasificarlo en nuestro disco duro?

Hoy en Bilbao nos hemos reunido miles de personas en una sobrecogedora manifestación. Una manifestación en la que hemos participado gente etiquetada de muchas maneras. Nacionalistas, no nacionalistas, independentistas, no independentistas, jovenes, mayores, niños, altos, bajos, vascos, franceses, españoles, de izquierdas, de derechas (sí, también de derechas), felices, infelices, guapos, feos... y podría seguir y seguir y seguir. 

A pesar de todas estas etiquetas, hoy nos unía una: Herrira (al pueblo). 


Y para coger furezas, qué mejor que unas acelguitas a la vasca antes de aventurarnos bajo la lluvia.

Al igual que comenta el comidista en mi casa las acelgas se han hecho siempre así. Seguro que si le dijera a mi ama que se le llaman acelgas a la vasca me diría, que qué  a la vasca ni qué corchos (tal cuál), que eso son acelgas como toda la vida.
Y es que en mi casa siempre que se comen acelgas se comen así (bueno, a no ser que ama esté cruzada y le dé por no albardar las pencas).


OSAGAIAK:
  • Acelgas (yo he hecho 1kg y han sido demasiadas para 2)
  • 2 patatas medianas, peladas y cascadas
  • 2 dientes de ajo
  • harina
  • huevo
  • sal
  • pimienta
  • acetie
ELABORAZIOA:
  1. Poner agua a hervir.
  2. Limpiar las pencas y cortar las acelgas en juliana.
  3. Cocer las patatas y las pencas entre 15 y 20 min (dependiendo del tamaño).
  4. Albardar las pencas: sal (facultativo) + harina + huevo y freir en aceite previamente calentado.
  5. Dorar el ajo, añadir las acelgas y tapar.
  6. Tras 10-15 min añadir las patatas cocidas, y las pencas a la sartén con acelgas.
  7. Mantener 5 minutos más.
Según cuenta el comidista, Martín Berasategui le añade algo de caldo de cocción, en mi caso, no lo necesito ya que la propia acelga expulsa mucha agua y no dejo que se evapore, de modo que cuando añado la patata se liga una especie de salsa.