SWARZWÄLDER KIRSCHTORTE / BASO BELTZ TARTA / TARTA SELVA NEGRA


Esta el la última tarta realizada en el curso de La Sartén de Cordelería. La tarta Selva Negra es, probablemente, uno de los clásicos de la repostería germana que más versiones puede tener. Curiosamente, cuando pruebas la auténtica Selva Negra, descubres que todas esas preciosas fotos de internet no tienen nada que ver con la realidad. De hecho, he leído muchísimos comentarios en internet de alemanes reprochando a recetas de Selva Negra que no se acercan nada a la auténtica.



A pesar de lo que mucha gente cree, la tarta Selva Negra es una tarta de licor. Sí, lleva muchísimo licor, razón por la que a mucha gente no le gusta. Como ya expliqué en la entrada del käsekuchen, en mi viaje a Alemania fui a probar la tarta de la campeonísima de Selva Negras. La tarta consistía en tres capas de bizcocho, muy esponjoso, de cacao, una primera capa de cerezas con nata, una segunda capa de nata y una cobertura de nata. Cada una de las capas de bizcocho llevaba una gran cantidad de kirsch, y por si fuera poco, antes de servirla la volvían a rociar con más kirsch. La verdad, a mí me gustan las tartas con licor por tanto, no tuve problema, pero entiendo que haya gente que sí lo tenga.


En cuanto a la cobertura, es verdaderamente sorprendente. La nata no está excesivamente endulzada, de modo que resulta una tarta muy ligera. A diferencia de las preciosísimas fotos que pasean por internet, en Alemania la Selva Negra se cubre con nata, lascas de chocolate en la superficie, un rosetón de nata por comensal y una cereza sobre el rosetón.

En el caso de mi cobertura o decoración, no lleva rosetón porque me quede sin mangas pasteleras, no lleva cerezas porque no las encontré y no lleva demasiadas lascas de chocolate porque me quedé sin él.


Puesto que mi intención ha sido acercarme al máximo a lo que mi paladar pudo degustar en Barenthäl, he peleado por conseguir un bizcocho esponjoso, he emborrachado los bizcochos, a conciencia, con kirsch y he puesto cerezas únicamente en la primera capa de relleno.

Obviamente, si a alguien no le gusta el kirsch tiene la posibilidad de cambiarlo por almibar.

Os dejo la foto de las cerezas que traje de Alemania. No son fáciles de encontrar, pero se pueden encontrar en supermercados almenes como el Aldi.


OSAGAIAK:

BIZCOCHO: 
  • 130 gr de harina repostera
  • 20 gr de fécula de maíz
  • 170 gr de azúcar
  • 20 gr de cacao en polvo
  • 10 gr de café instantaneo
  • 6 huevos M
RELLENO Y DECORACIÓN:
  • 1 vaso grande de kirsch
  • 600 gr de nata para montar
  • 60 gr de azúcar glacé
  • 1 bote de cerezas en almibar
  • lascas de chocolate
  • cerezas naturales para decorar

ELABORAZIOA:

BIZCOCHO: hacer el día anterior e incluso dos días antes.
  1. Precalentar el horno a 210º
  2. encamisar el molde de 23 cm de diametro (se pueden utilizar 3 moldes para no tener que partir el bizcocho)
  3. tamizar la harina, la fécula de maíz, el cacao y el café instantaeo
  4. mezclar los huevos y el azúcar
  5. poner la mezcla de huevo al baño maría y batir con una varilla durante 2 o 3 min
  6. fuera del fuego continuar batiendo durante 10 - 15 min (hasta obtener una mousse muy clara y blanquecina)
  7. añadir delicadamente la mezcla tamizada (con una lengua en movimientos envolventes de abajo arriba)
  8. introducir la masa en el molde
  9. hornear durante 10 min
  10. bajar la temperatura del horno a 180º
  11. hornear durante 30 min más o hasta que al insertar un cuchillo su filo salga limpio
  12. enfriar sobre una rejilla
RELLENO Y DECORACIÓN:
  1. Cortar el bizcocho en tres planchas con un cuchillo de sierra o lira
  2. montar la nata con el azúcar glacé
  3. poner un bizcocho como base
  4. emborrachar el bizcocho con el kirsch
  5. cubrir de nata montada
  6. sobreponer las cerezas, bien escurridas, sobre la nata
  7. tapar con otra plancha de bizcocho
  8. emborrachar de kirsch
  9. sobreponer nata montada
  10. tapar con el último bizcocho
  11. cubrir de nata montada
  12. llevar a la nevera durante 15 min
  13. volver a recubrir de nata montada
  14. volver a llevar la tarta a la nevera
  15. recubrir y alisar con nata montada
  16. dejar reposar en la nevera un mínimo de 5 h o de un día para otro
  17. antes de servir poner las lascas de chocolate, los rosetones de nata y las cerezas
* Lo interesante de esta receta es el bizcocho. Sale jugosísimo.

* Si se hace el bizcocho en tres moldes separados, reducir el tiempo de horneado: 5 min a 210º y 10 min a 180º

* Para montar la tarta, utilizo un aro de pastelería, que es bastante alto. De este modo, la tarta no se desmorona

* Es necesario que la nata endurezca en la nevera para poder naparla bien.

* Es necesario que la tarta se asiente, por eso es perfecta para llevarla a una merienda, porque se hace el día anterior. Imaginemos que es para una merienda de sábado: se hace el bizcocho el jueves, el viernes se monta y decora, y el sábado sólo hay que sacarla.

* Lo que sorprende de esta tarta es que a pesar de parecer una tarta densa, no lo es. El bizcocho es ligerísimo y el ratio de azúcar glacé y nata es muy equilibrado. Además, las cerezas le dan un toque de frescor y el kirsch intensidad.

* El bizcocho se puede utilizar para cualquier otra tarta de relleno. Si se quiere un bizcocho que no sea de cacao, sustituir el cacao y el café por harina repostera.